Hacer un regalo

¡Tú puedes continuar esta historia!

Health & Help surgió del valiente sueño de dos mujeres que querían hacer una diferencia en el mundo. Ahora es una organización benéfica internacional con un gran equipo de trabajo, dos clínicas en funcionamiento y personas que nos apoyan en todo el mundo: nuestros voluntarios y donantes. Hoy nuestra clínica en Guatemala cumple 4 años y te invitamos a celebrar el cumpleaños con nosotros.

Recordemos cómo empezó todo

agosto 2015

He decidido que no puedo aplazar mi sueño

"Volaba de una misión de voluntariado desde Haití a Rusia. Veinte minutos después del despegue, el piloto nos informó que una de las turbinas se había incendiado y que debíamos regresar al aeropuerto. Durante los siguientes veinte minutos me replanteé de forma dramática todo lo que había sucedido en mi vida. Me quedó claro que la vida es demasiado corta para posponer las cosas importantes para el futuro. Llegué a mi ciudad en otro vuelo. Entonces empecé a contar a mis amigos mi sueño: construir una clínica en Guatemala, donde había trabajado mucho tiempo como médica voluntaria. No podía olvidar lo que había visto allí: en Guatemala la gente sigue muriendo de enfermedades que son curables en otros países. Algunas personas pensaron que estaba loca, mientras que otras me dieron una palmada en el hombro y me desearon suerte. Y entonces, por casualidad, conocí a Karina Basharova, quien pensó que la idea era genial y que sabía cómo hacerla realidad".

Victoria Valikova,
cofundadora del proyecto Health & Help

febrero 2016

Transferí el dinero e hice las maletas para viajar al proyecto

"Tenía muchas ganas de que el proyecto llegara a buen puerto, así que decidí realizar una donación: transferí 33 dólares para apoyar al proyecto. Era un sueño real y atrevido. Creo que eso es lo que me cautivó en su momento: la sinceridad y la idea de que estás haciendo lo correcto. Esta idea era contagiosa. Muchas personas hicieron donaciones para la construcción de la clínica en Guatemala, al igual que yo, a pesar de que el proyecto acababa de empezar y era imposible saber con seguridad cómo terminaría. Personalmente, mi motivación fue un diente. Un diente de un paciente de Haití, que vi en una conferencia de Victoria Valikova. Puedo ver esta imagen ante mis ojos. No sé por qué exactamente: ni la elefantiasis, ni la malaria, ni los partos en el suelo me impresionaron tanto como la foto de un hombre con una espeluznante mejilla inflamada del tamaño de un puño. "¡Esto no debería ocurrir en ninguna parte!", pensé, y realicé mi primera donación. Y decidí hacer las maletas para viajar al proyecto."

Olga Markova,
donante y fotógrafa voluntaria de Health & Help

junio 2016

No teníamos en donde dormir, pero iniciamos la construcción de todos modos

"Recuerdo cuando llegamos al terreno baldío. Nos asignaron la mitad del edificio de la escuela y levantaron una cerca con láminas de metal. No teníamos camas ni colchones: todo el dinero se había gastado en materiales de construcción. Al día siguiente, Victoria dijo: "Tú estás a cargo porque sabes español. Y empezamos a trabajar: teníamos que recoger a los voluntarios, buscar los medicamentos y firmar los documentos". Nos quedamos solos con Igor, un constructor voluntario de Rusia. Le dieron un pico y le dijeron: "Tú y los lugareños excavarán el futuro baño". A mi me dieron una pequeña habitación, que ahora funciona como puesto de primeros auxilios: allí empecé a recibir a mis primeros pacientes".

Alla Tokareva,
enfermera voluntaria de Health & Help

febrero 2017

Antes de ustedes no había ningún médico aquí

"Cuando empezaron a construir la clínica, mi hijo de 10 años se cayó y se rompió la cabeza. Había mucha sangre; pensábamos que iba a morir. Nosotros lo trajimos a la clínica. El médico estaba almorzando, pero dejó todo y vino corriendo. Lo vendaron y ahora era necesario llevarlo al hospital, pero nosotros no teníamos dinero para ir a la ciudad. Así que ustedes mismos lo llevaron. Mi hijo está bien ahora. Si no hubieran estado aquí, no sé qué habríamos hecho; antes de ustedes no había ningún médico en este lugar. Y las enfermedades son comunes, especialmente entre los niños. En nuestro pueblo no hay agua limpia, tenemos que cargar agua del río todos los días, pero sigue estando sucia. Nos da dolor de estómago y la gente muere. Sin ustedes, muchos de nosotros ya no estaríamos aquí."

Domingo Sánchez,
paciente de la clínica Health & Help

febrero 2018

No podemos esperar, tenemos que construir la segunda clínica

"De repente me di cuenta de que Victoria Valikova y yo llevábamos dos años trabajando en el proyecto las 24 horas del día, sin vacaciones ni días libres. Me sentía cansada y sugerí que fuéramos a Nicaragua por una semana. Después de dos días en la playa nos aburrimos y empezamos a buscar un lugar para nuestra futura clínica. Queríamos construirla en el futuro, por ejemplo en unos cinco años. Nos dieron una lista de pueblos que necesitaban atención médica, pero en general había buenas condiciones de vida. Nos quedaba solo un pueblo por visitar. Llegamos a última hora de la tarde, no había ninguna carretera, sólo una playa desierta. Por la mañana no podíamos creer lo que veíamos. En decenas de chozas de polietileno negro vivía gente corriente: era un pueblo de pescadores. Cuando les preguntamos qué hacían en caso de emergencia, nos dijeron: "Rezamos a Dios". Entendimos que no podíamos esperar otros cinco años".

Karina Basharova,
cofundadora del proyecto Health & Help

febrero 2019

Nos dimos cuenta de que teníamos mucho trabajo y necesitábamos un equipo en línea

"Pensaba que solo necesitaban médicos, pero realmente quería ayudar en el proyecto. Les escribí un correo y, de repente, Karina Basharova me respondió. Así es como me convertí en reclutadora del proyecto. Revisaba las solicitudes de las personas que querían venir a nuestras clínicas y respondía a todos los correos. Agradecía a todos por escribirnos, porque sin voluntarios, nuestro proyecto simplemente dejaría de existir. Hicimos un trabajo gigantesco, y cuando resolvimos los problemas más difíciles, tuvimos tiempo de descansar y empezar a pensar estratégicamente. Y fue entonces cuando quedó claro que no teníamos suficiente gente. Así que empezamos a ampliar nuestro equipo online. Aparecieron expertos en relaciones públicas, diseñadores, profesores de español, reclutadores, estrategas, analistas y más. Ahora tenemos más de 50 voluntarios de todo el mundo que ayudan a que el proyecto siga creciendo y desarrollándose."

Elena Zelenevskaya,
Directora de Estrategia y Finanzas de Health & Help

enero 2020

No podíamos dejar todo e irnos, así que completamos la clínica

"Cuando llegué a Nicaragua, había una paramédica, Rita, un par de arquitectos y un constructor voluntario, Andrei. Él se fue después de una semana y Rita después de diez días. Durante un mes y medio estuvimos tres personas: los arquitectos y yo. La clínica aún no estaba oficialmente abierta y el flujo de pacientes era muy reducido: a veces tres personas, a veces diez. Realizaba muchas tareas domésticas y trabajos de construcción, que eran difíciles, especialmente con un calor de 35 grados. Y entonces los arquitectos se marcharon y empezó el coronavirus: los nuevos voluntarios no pudieron venir y yo no pude volar a casa. Decidí quedarme. El aislamiento y la imposibilidad de comunicarme con mis familiares porque ni siquiera había Internet me enloqueció un poco. Pero creo que todo esto me fortaleció. Y a pesar de todo, completamos la clínica".

Karina Darbinyan,
médica voluntaria del proyecto Health & Help
cualquiera puede continuar esta historia

"Quería hacer un documental sobre dos mujeres que abrieron una clínica en Guatemala. Era una idea audaz y no había escuchado nada parecido, pero en realidad resultó ser aún más genial de lo que pensaba. Y no sólo grabé lo que quería, sino que me quedé para ayudar. Temía que me estaba convirtiendo en una persona pragmática y que no volvería a ver personas dedicadas en mi vida. Pero estas mujeres me demostraron que todo es posible. Cualquier idea, incluso la más loca, puede hacerse realidad, y no importa quién seas, porque tú también eres capaz de cambiar el mundo. Sigo apoyando el proyecto y animo a todo el mundo a que ayude. Cada uno de nosotros puede formar parte de esta idea y continuar la historia del proyecto Health & Help haciendo aunque sea una pequeña donación".

Alexander Fedorov
bloguero y director de proyectos documentales Bad Planet
Karina Basharovafounder and PR director of the project Health & HelpAlex DuplyakovillustratorNikolai MavrenkovdeveloperAle Abrosimovadesigner